¿Qué es una fachada ventilada y cómo funciona?

La fachada ventilada se trata de un sistema de construcción muy utilizado actualmente por sus múltiples ventajas. Entre ellas su calidad, su estética y su buen aislamiento térmico y acústico. A continuación, os explicamos todos los detalles: qué es una fachada ventilada, cómo funciona, y cuáles son sus ventajas.

¿Qué es una fachada ventilada?

Las fachadas ventiladas son un sistema constructivo formado por un muro de soporte, una cámara de aire ventilada, aislamiento térmico, y una capa de revestimiento que se coloca mediante unos anclajes, habitualmente de aluminio o acero inoxidable. Distinguimos entre dos tipos, los de anclajes puntuales y los de sistemas de perfilería.

Partes que forman una fachada ventilada

Las fachadas ventiladas están compuestas de 4 partes fundamentales:

  • Muro de soporte: Se trata de un cerramiento que servirá para anclar la fachada sobre este. Los más habituales son de ladrillo u hormigón.
  • Capa aislante: Se trata de un material que contribuye al aislamiento térmico y acústico producido por la fachada ventilada. Existen distintos tipos como: espuma de poliuretano proyectada, lana de roca, poliestireno extruido (XPS), etc.
  • Cámara de aire: Es el espacio existente entre la capa aislante y el revestimiento. En invierno evita las humedades por condensación, mientras que en verano, debido al efecto chimenea, aumenta la eficacia del aislamiento. Para asegurar la correcta ventilación de la fachada ventilada se aconseja un mínimo de 3 cm de cámara de aire, además de asegurar la entrada y salida de aire por la parte inferior y superior de la fachada y a través de la junta abierta entre placas.
  • Revestimiento: La capa de revestimiento o aplacado es la capa más externa de la fachada y le confiere su apariencia estética y propiedades. Puede ser de distintos materiales: piedra natural, gres porcelánico, cerámica extruida, piedra artificial, panel fenólico, solid surface, etc.

Ventajas de una fachada ventilad

La popularidad de las fachadas ventiladas entre arquitectos y constructores se debe a sus múltiples ventajas.

  • Ahorro del consumo energético: Gracias al gran aislamiento que ofrece este tipo de sistema constructivo de fachadas, hay una mayor eficiencia energética. Ahorrarás tanto en aire acondicionado como en calefacción.
  • Mejora del aislamiento térmico y acústico: Como ya hemos dicho, el aislamiento térmico que ofrece conlleva un mayor ahorro energético. Pero además, puede ayudar a mejorar el aislamiento acústico. Al ser un sistema con el aislamiento por el exterior, se minimiza el número de puentes térmicos, sobre todo en los cantos de forjado y se aumenta la inercia térmica del edificio.
  • Evita la humedad: Las fachadas ventiladas actúan contra la condensación del agua, gracias a su cámara de aire. También impiden las humedades por capilaridad al no haber contacto entre el revestimiento y el terreno, y aceleran el secado del agua de lluvia al estar la capa de revestimiento ventilada por el trasdós.
  • Precisa de un menor mantenimiento: Debido a la resistencia de los materiales y el sistema ideado, necesita de menos mantenimiento. Además, las fachadas ventiladas llevan anclajes y piezas que pueden ser retiradas y sustituidas por otras. Esto hace el mantenimiento más sencillo. Es una fachada para toda la vida.

Ahora ya sabes qué es una fachada ventilada, cómo funciona, e incluso, cuáles son sus ventajas. La fachada ventilada es una solución con muchos puntos a favor. Es la opción más sostenible y la que ofrece una mayor durabilidad ante el paso del tiempo.